viernes, mayo 29Noticias República Dominicana de ultima hora

Fallece el exdictador panameño Manuel Antonio Noriega

Noriega nunca fue presidente de Panamá

PANAMA(VOA) .-Manuel Antonio Noriega, el exdictador panameño que fue un importante aliado de Estados Unidos, antes de ser depuesto por una invasión estadounidense en 1989, falleció el lunes en un hospital de la capital de su país a los 83 años de edad.

Fallece el exdictador panameño Manuel Antonio NoriegaManuel Antonio Noriega, a quien apodaban “Cara de Piña” por las marcas que tenía en el rostro, nunca fue presidente de Panamá, pero obtuvo el control absoluto del país tras convertirse en el jefe máximo del ejército en 1983. Este es su historial.

1934. Nace en el seno de un hogar pobre en la ciudad de Panamá y fue criado por padres adoptivos.

1962. Se une a las fuerzas militares. Como graduado en la Escuela de las Américas de EE.UU. asciende rápidamente de rango, principalmente por su lealtad al general Omar Torrijos, su mentor.

1968. Se convierte en jefe de inteligencia después de que Torrijos asume el poder y comienza a forjar estrechos lazos con la CIA.

Julio de 1981. Muere Torrijos en un accidente aéreo. Noriega pasa a ser jefe del Estado Mayor del general Darío Paredes, jefe de la Guardia Nacional.

1983. Sucede a Paredes, se asciende a sí mismo al grado de General y toma el control del gobierno panameño.

1988. La DEA, agencia antidrogas estadounidense, lo acusa de relaciones con el cartel de Medellín y el lavado de dinero.

1989. Marines estadounidenses invaden Panamá luego que Noriega anula los resultados de una elecciones generales ganadas por el candidato opositor Guillermo Endara. Es capturado y trasladado a EE.UU.

1992. Noriega es condenado en EE.UU. a 40 años de prisión por ocho cargos de narcotráfico, lavado de dinero y chantaje sistematizado.

Extradición

2010. Extraditado a Francia donde es condenado a siete años de prisión por lavado de dinero

2011. Regresa a Panamá para purgar más de 60 años por los asesinatos del dirigente opositor Hugo Spadafora en 1985 y del líder de una rebelión militar, el mayor Moisés Giroldi, en 1989, así como de al menos otros nueve militares que participaron en esa sublevación en un episodio conocido como la Masacre de Albrook.

2016. Se le detecta el crecimiento de un tumor cerebral benigno diagnosticado cuatro años atrás.

7 de marzo de 2017. Queda en condición crítica tras sufrir una hemorragia luego de la operación para extirparle el tumor cerebral.

30 de mayo de 2017. Fallece Noriega en el hospital Santo Tomás de la capital panameña.
Noriega estaba en condición crítica desde que sufrió una hemorragia tras una operación para extirparle un tumor benigno en la cabeza el pasado 7 de marzo.

El presidente Juan Carlos Varela confirmó el deceso, aunque no informó sobre la causa. Un amigo de la familia, que habló a condición de no ser identificado, dijo a The Associated Press que Noriega fue desconectado del aparato que lo ayudaba a respirar.

Ezra Ángel, abogado de Noriega, dijo a Reuters en un breve mensaje de texto vía celular: “Confirmamos la muerte del General Noriega, y pedimos respeto a la intimidad de sus familiares en estos momentos de dolor”.

El general retirado copó los titulares internacionales el 20 de diciembre de 1989, cuando unos 28.000 soldados estadounidenses tomaron por asalto Ciudad de Panamá para derrocar a su brutal régimen (1983-1989) que espió para la CIA, trabajó con los narcotraficantes y torturó a sus enemigos.

Largos años de reclusión

Tras pasar los últimos 26 años en cárceles de Estados Unidos, Francia y Panamá por el asesinato de enemigos políticos, lavado de dinero y narcotráfico, el anciano ex dictador logró en enero prisión domiciliaria en casa de una de sus tres hijas para prepararse para una intervención cerebral.

Los largos años de reclusión, muchas veces aislado, dos ataques cerebrovasculares y un cáncer de próstata dejaron al ex dictador en silla de ruedas y con aspecto frágil, una versión reducida del osado general del Ejército que blandía enérgico un machete en sus mítines aplaudido por la multitud.

El carácter desafiante del ex dictador decayó en el ocaso de su vida y en el 2015 llegó a pedir perdón a Panamá por los desmanes de gobiernos militares del pasado, incluyendo el suyo, por el que fue sentenciado a unos 60 años por tres condenas en casos de homicidio y desapariciones forzadas.

Una veintena de policías llegó hasta el hospital Santo Tomás de la capital donde murió la madrugada el martes para resguardar el lugar.

Se desconoce cuál será el destino de sus restos

“Su fallecimiento termina una época que debemos recordar para no repetirla en Panamá y que fue muy dolorosa por la invasión y que dejó muchos muertos”, señaló Aurelio Barría, quien lideró la “Cruzada Civilista”, un movimiento opositor que protestó en la calle contra el régimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *