Christophe Naudin llega al país para ser investigado