Apagan uno de los tanques petroleros incendiados en Cuba

CUBA-MATANZAS-INCENDIO

La zona industrial afectada está a unos 100 kilómetros de La Habana, Cuba

LA HABANA, (Xinhua) — Especialistas y bomberos de Cuba, México y Venezuela lograron este domingo apagar uno de los dos tanques de petróleo incendiados en la zona industrial de la ciudad de Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de La Habana.

El fuego se controló en el depósito con 26.000 metros cúbicos de petróleo cubano que en la noche del viernes se incendió tras el impacto de un rayo y más tarde las llamas pasaron al otro tanque que aún arde y contiene unos 50.000 metros cúbicos de fuel oil de importación.

En el desastre un bombero murió, otros 16 están desaparecidos y 122 personas resultaron lesionadas, de las que 17 se reportan de cuidado, dos graves y cinco críticos.

Ahora las fuerzas combinadas de cubanos, mexicanos y venezolanos se concentran en controlar las llamas en el segundo tanque, deformado y en combustión desde hace más de 30 horas.

Más noticias:   Presidente Hodelpa destaca apoyo sector financiero al turismo

Al mismo tiempo, se mantienen las tareas de enfriamiento, con agua y otros productos químicos, de un tercer depósito con 24.000 metros cúbicos de combustible para impedir la combustión de gases.

Bahía de Matanzas

CUBA-MATANZAS-INCENDIO
MATANZAS, (Xinhua) — Humo emana del sitio donde se registró un incendio en la Base de Supertanqueros de Matanzas, en la ciudad de Matanzas, Cuba, el 7 de agosto de 2022. Fuerzas especializadas de Cuba, México y Venezuela trabajan el domingo de manera conjunta para sofocar el incendio de dos tanques de petróleo en zona industrial de la ciudad de Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de La Habana. (Xinhua/Str)

De manera simultánea, se trabaja en el vaciamiento de los tanques aledaños enclavados en la Base de Supertanqueros, en la bahía de Matanzas, donde el combustible se trasiega al buque María Cristina con capacidad para 6.000 toneladas del crudo.

Al mediodía, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel se reunió con los jefes de las delegaciones enviadas por Petróleos Mexicanos (PEMEX) y Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA).

También visitó a los familiares de los desaparecidos, en un encuentro en que ratificó la voluntad de continuar las labores de rescate en cuanto lo permitan las condiciones de la zona de desastre.

Más noticias:   Revelan 14 millones de personas son portadoras de VIH

«Todavía nos quedan días fuertes de trabajo (…) y lo fundamental es extinguir el incendio y evitar que se pueda propagar al resto de los tanques», explicó el mandatario, quien además alabó la rápida ayuda internacional.

Por otro lado, especialistas del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) evalúan la carga contaminante generada por el incendio, que originó una gigantesca columna de humo extendida por la zona norte de las provincias de Mayabeque y La Habana, distantes a un centenar de kilómetros al oeste.

La titular del CITMA, Elba Rosa Pérez, explicó que un grupo de expertos vigila la emisión de sustancias contaminantes como consecuencia del incendio, aunque afirmó que «ahora no representa un peligro».

En ese sentido, el delegado del CITMA en Matanzas, Oscar García, dijo en televisión que esas sustancias contaminantes están a cuatro o cinco kilómetros de altura, por lo que no afectan la salud.

Más noticias:   Matan director Defensa Civil Esperanza en Navarrete

García, a su vez, aseguró que la situación meteorológica ha favorecido que no precipiten las sustancias contaminantes como el dióxido de azufre, óxido de nitrógeno, monóxido de carbono y partículas de distintas dimensiones resultado de la combustión.

El incendio ocurrió a apenas un kilómetro de una central termoeléctrica que se abastece con crudo nacional, pero no detuvo el trabajo de esa planta.

El accidente tuvo lugar en momentos en que la isla vive fuertes tensiones con la generación eléctrica por la falta de combustible, roturas en las plantas generadoras y mantenimientos programados en algunas de esas usinas.

El déficit de generación eléctrica obligó al Gobierno a programar apagones en todo el país, incluida La Habana, capital y principal núcleo urbano.