Aclaración sobre algunos conceptos

negro veras

Por: Ramón Antonio Veras.

a) Pueblo y democracia

1.- Los ideólogos del sistema social predominante en la República Dominicana, de manera fiel se han encargado de cumplir con su misión desorientadora, y en lugar de aclararle la mente a la gente se la oscurecen.

2.- Se hace mención del pueblo como una cosa inconcreta, para que los pobres no sepan que, aunque son la mayoría de la población, es la minoría la que tiene el gobierno, el poder del Estado y sus instituciones.

3.- La democracia es citada como si fuera un concepto general, para no decir que ella siempre encierra un contenido de clase social y formación económica.

4. – En los procesos electorales, las ciudadanas y los ciudadanos son motivados para que voten por la democracia, pero no se les explica que van a sufragar por la democracia de la minoría nacional sustentada en un sistema social basado en la desigualdad que hace posible pobreza, insalubridad y las otras lacras que generan opresión material y espiritual.

5.- La democracia que motiva padecimiento a los pobres del país es una trampa, un engaño, un ardid cargado de bellas ilusiones que luego se traducen en desilusiones y profundas frustraciones.

b) Haitianos y fenómeno migratorio

6.- Aprovechándose de la ingenuidad de las masas populares, se ha difundido la idea de que los haitianos pobres vienen al país porque son unos necios, mientras se calla que el fenómeno migratorio es la consecuencia del desarrollo desigual del país nuestro y el de Haití.

7.- Los asesores en asuntos migratorios del presidente Luis Abinader, están en el deber de bien orientarlo en el sentido de que la causa que motiva la inserción aquí de haitianos en el mercado laboral, es la misma que impulsa a millones de inmigrantes de países africanos a llegar a Europa a vender su fuerza de trabajo.

Más noticias:   Detienen boricua por robarle a una anciana dominicana

8.- Los compatriotas nuestros, al igual que otros latinoamericanos y caribeños que están en territorio norteamericano en condición de inmigrantes, no son locos ni abusadores. Ellos son la expresión del progreso disparejo de sus respectivos países, con respecto al lugar donde está el capitalismo más desarrollado sobre el planeta tierra, los Estados Unidos.

9.- Desde el 14 de noviembre de 1971, hasta ahora, todos los nacionales haitianos que han llegado como inmigrantes al territorio nacional dominicano, lo han hecho mediante contratos ilegales de compra de braceros, suscritos por los dos gobiernos de la isla, o han entrado por debajo de los alambres, cruzan el río Masacre o por negocios de fuerzas militares en la frontera.

10.- Las haitianas embarazadas, que sin vivir aquí dan a luz en los hospitales nacionales, son objeto de un tráfico de personas, operación llevada a cabo con la intervención de los guardias que están a cargo de vigilar la frontera con Haití.

c) Lo que ocurre en Haití, una forma de lucha social. Asunto de ellos

11.- La áspera lucha social y política que se libra en Haití, es de la competencia exclusiva de los haitianos, no de ningún país, potencia colonial u organismos internacionales.

Más noticias:   Cuatro detenidos por asesinato de taxista

12.- La soberanía nacional dominicana debe ser defendida ante la intromisión de cualquier país extranjero, llámese Estados Unidos como imperio, o Haití. Una cosa es ser patriota, y otro xenófobo. Se ama al país con entusiasmo, no con fanatismo.

d) Corrupción y sistema

negro veras
negro veras

13.- No basta con decirle al pueblo dominicano que luche contra la corrupción y otras lacras de la sociedad dominicana, sino también motivarlo para que saque energía para bregar contra el sistema que las hace posible, la formación económica que mantiene a la mayoría de la población separada del progreso social.

14.- La corrupción como fenómeno social, no se elimina con medidas artificiales, sino combatiendo la causa, el sistema que le es inherente. Lo mismo que no se acaba la prostitución, la violencia y la delincuencia, matando prostitutas, a los violentos y a los antisociales.

e) Relanzar el país y la reforma de la Policía Nacional

15.- Conviene relanzar el país, y no ponernos a remendar la Policía Nacional, porque entonces también hay que reparar el Congreso Nacional, recomponer el Servicio Judicial e higienizar la sociedad por completo. Limpiar por piezas el país es querer preservar el orden social ya inservible.

f) Partidos políticos iguales

16.- Es puro engaño decirle a los interesados en la política, que la proliferación de partidos es signo de mucha democracia. La multiplicación de organizaciones iguales en busca del poder, es abundancia de la misma cosa y con iguales fines.

17.- Un partido político, no es más que una categoría histórica. Ellos no se presentan como lo que son, defensores de los intereses de una clase, sino de la sociedad entera y hablan de libertad, derechos, pueblo, etcétera, pero en forma abstracta.

Más noticias:   Liberan dominicanos secuestrados en Haití

18.- En países con sociedades policlasistas como la dominicana, la generalidad de los partidos protegen el orden establecido, el sistema de la desigualdad que margina a los pobres y salva a la minoría nacional.

19.- En nuestro país, los partidos del sistema son como pollos iguales, pero con diferentes plumas. En Estados Unidos, los partidos republicanos y demócratas, ambos representan a los grandes intereses monopolistas, armamentistas y farmacéuticos.

g) Lo que sería un partido diferente

20.- Las dominicanas y los dominicanos buenos, deben interesarse por construir un partido democrático, el cual tenga un programa que recoja los intereses y voluntades de los trabajadores del campo y la ciudad, de la burguesía nacional y de todas las capas medias.

h) Haciendo uso de “la paz social”

21.- Lo ideal es que la humanidad siempre esté en situación de paz, llevando una vida material y espiritual sosegada. Pero debe motivar sospecha cuando la expresión “paz social” sale de las gargantas de quienes procuran la calma para que los oprimidos acepten resignados la pobreza.

22.- Por lo general, se habla de “paz social” cuando el orden establecido, el statu quo, es puesto a temblar; en el momento que las masas populares, movilizadas y bien dirigidas, causan sobresaltos, miedo a la minoría nacional y a sus aliados extranjeros.

Santiago de los Caballeros,

22 de marzo de 2023.