Sepultan restos niño que otro menor mató de balazo

Sepultan restos niño que otro menor mató de balazo

El niño muerto era hijo de un sargento del Ejército

Sepultan restos niño que otro menor mató de balazoMaxwell Reyes

SANTIAGO.-Fueron sepultados la mañana de este sábado los restos de un niño de seis años que murió el viernes de un balazo en el ojo derecho, que se lo realizó de forma accidental, otro menor de siete, mientras jugaban con un arma de fabricación casera, en el sector La Bendición de Hato del Yaque, al suroeste de la ciudad.

El cadáver del niño, Carlos Manuel Matos Castillo, fue sepultado alrededor de las 9:00 de la mañana del sábado, en el cementerio del sector Arroyo Hondo de la avenida Yapur Dumit, al sur de esta ciudad, en medio del llanto y el dolor de amigos y familiares.

Más noticias:   Infante se ahoga al caer en una cisterna en Bonao

Mientras, que el padre de la víctima, el sargento del Ejército de la República, Manuel Matos Cuevas, de 44 años, narró entre lágrimas que encontró a su hijo en medio de un charco de sangre. Matos Cuevas, explicó que recogió a su hijo agonizando y salió hacia el hospital pero que ya estaba muerto.

La tragedia ocurrió a las 9:00 de la mañana del viernes, en la casa de John Kelly, padre del agresor, cuyo nombre se omite por razones legales y que se encuentra en el Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes, bajo supervisión de psicólogos.

El viernes, las autoridades encabezadas por el fiscal Miguel Ramos de la Unidad de Violencia Física y Homicidios de la Fiscalía local, localizaron el arma en unos matorrales del sector.

Más noticias:   Hombre acorralado por policía NYC se lanza de puente

“Vamos a hacerle la balística a esta arma que se encontró en este lugar para que nos dé las comparaciones con las evidencias que tenemos y el caso se encuentra bajo investigación”, dijo Ramos.

Mientras, las autoridades indagan procedencia del arma de fuego, en el barrio La Bendición los residentes de allí, acompañaron a los padres durante el velatorio y el sepelio, lamentando la tragedia.

Deja una respuesta