La más aterradora de las dictaduras