Juez condena jovencito mató criollo en Brooklyn

Juez condena jovencito mató criollo en Brooklyn

Kahton Anderson fue condenado en la Corte Criminal de Brooklyn

Juez condena jovencito mató criollo en Brooklyn

Kahton Anderson

Por Ramon Mercedes

Nueva York.- El joven afroamericano Kahton Anderson, de 16 años, fue condenado este martes a 12 años de prisión a cadena perpetua por el juez Dineen Riviezzo de la Corte Criminal de Brooklyn, por disparar un arma de fuego dentro de un autobús público en Brooklyn.

Matando al dominicano Ángel Rojas, quien venía como pasajero.

El suceso se originó durante una pelea entre adolescentes y uno de ellos perseguía a otro cuando dos chicas empezaron a gritar que estaba en el autobús.

Anderson sacó un arma e hizo dos disparos, uno de los cuales impactó en la cabeza de Rojas.

Más noticias:   Dos dominicanos heridos a balazos y otro hallado muerto en NY

Ambos viajaban en el bus B-15 en Bedford, Stuyvesant, Brooklyn

El hecho ocurrió en marzo de 2014, cuando ambos viajaban en el bus B-15 en Bedford, Stuyvesant, Brooklyn, y el joven pistolero tenía solo 14 años.

Dijo en su defensa que temía por su vida cuando miembros de pandillas rivales lo atacaron dentro del autobús público.

“Espero que el chico pague por lo que ha hecho. Quiero justicia. Ha matado a una persona inocente y nos ha dejado solos»

»No sé qué vaya a pasar. Hasta he pensado que yo también podría morir”, dijo la esposa de la víctima, María López, cuando se enteró de la muerte de su esposo.

Más noticias:   Arranca Jornada Nacional de Vacunación

Después del tiroteo, sus compañeros de banda publicaron una foto en Facebook mostrándolo sonriente, los signos de la pandilla, y el arma con que disparó.

El muchacho pidió perdón a la familia de Ángel Rojas

Antes de la sentencia, Anderson pidió perdón a la familia Rojas, diciendo que hizo una «mala decisión».

«Sólo quiero decir que estoy orando a Dios», «Mi intención no era matar a nadie. Sé que tomé una mala decisión», dijo.

El hijo de Rojas, Saury, no fue capaz de aceptar la disculpa. «Me gustaría perdonar, pero no puedo», dijo a través de un comunicado leído por un miembro de la familia en la corte.

Más noticias:   Zika amenaza 2 mil millones de personas

«Su señoría, con la muerte de mi padre, siento el dolor más grande en el mundo, porque siento que tomaron parte de mi vida”.

El criollo trabajaba en un puesto de frutas de Brooklyn y tenía un segundo empleo para complementar los ingresos familiares.

Había llegado a La Gran Manzana en el 2010 con su esposa y sus dos hijos procedentes de República Dominicana.

Deja una respuesta