Elsa la de Poligua: La mujer que conectó un barrio

Elsa la de Poligua: La mujer que conectó un barrio

Elsa Rafael Rodríguez Paulino, más conocida como Elsa la de Poligua, es una figura querida en el barrio Tomines en Santiago Rodríguez. Con su primer televisor y teléfono en el área, Elsa se convirtió en un faro de la comunidad, acogiendo a jóvenes y estando siempre a la vanguardia de la comunicación.

Por: Juan Pablo Bourdierd.

Sabaneta, Santiago Rodríguez, RD. Elsa Rafael Rodríguez Paulino – (Elsa la de Poligua), como la conocen los santiagorrodriguense, siempre ha sido una mujer de trabajo, querida por los vecinos, muy especialmente los tominero; de corazón noble de buen trato, siempre dispuesta ayudar.

Quiero traerle esta breve reseña en forma de agradecimiento y cariño a (Elsa la de Poligua). Mientras hacíamos una diligencia con la familia en la Plaza Sabaneta (tienda de los chinos) entré a su casa a saludarla que tenía muchos años que no lo hacía; que bueno fue recordar y seguir aprendiendo con ella.

Elsa tuvo la suerte de tener el primer televisor y el primer teléfono en Los Tomines, eso quiere decir, cine a casa llena. Hablo de los años 1977/78.

Elsa Rafael Rodríguez y José Antonio Villalona Paseaux se casaron mediante unión libre el 3 de enero del año 1969 y luego se casaron en el año 1982; de esa unión llegó al hogar, el ingeniero José Omar Villalona.

Elsa crío a muchos jóvenes, entre ellos: Nelson, …, y Denny quien era como un hermano y que luego terminamos en enemigué de muchachadas, pero ese es mi hermano; con él comenzó esa relación y acercamiento a la señora de la casa y José Antonio Villalona Paseaux (Poligua).

Así comenzó la relación, solo nos separaba un solar y varias cuerdas de alambre, lo que hoy es el Almendro (antes ese amplio solar era de Fausto Bueno); comienzo a visitar mi nuevo amiguito, allá encuentro algo que nunca había visto ni tenido, un televisor marca Philco con imagen en blanco y negro.

Más noticias:   Nuestra sociedad luce postrada ante los vicios sociales

Alla veía el Show del Medio Dia, el Chavo, el Chapulín y recuerdo que Elsa veía una novela llamada, Mundo de Juguete que no se si terminó, pero cuando ella estaba viendo su novela, era zona restringida porque ella decía que eso era de adulto.

Aunque en mi casa me enseñaron a lavar, fregar, suapear; en la casa de Elsa también le ayudaba a mi amigo Denny; en ese tiempo presentaban todos los sábado a las 5:30, la lucha libre por televisión, (la lucha de Mr. Lee) en el canal 11 (Rahintel); la jefa de la casa era conserje en la escuela Ana Joaquina Hidalgo, entonces había que tenerle todo limpio, porque si no cuando ella llegaba a casa, a mi amigo le pegaban la codera, piquete a los ojos, les daban suplen y los tiraban de la tercera cuerda; era mejor ayudar y todos bien, pero el cine todos los sábado era a casa llena.

La casa de Elsa siempre estuvo a la vanguardia de la comunicación, con el primer televisor del barrio los Tomines, pero también el primer teléfono, un teléfono que solo tenía dos dígitos, el de la casa era 70; este modelo de teléfono se usaba una manigueta para llamar a la central y la central marcaba al número que el cliente le pedía. Esta compañía era del montecristeño Segundo Batista, la oficina estaba frente a la Dra. Gómez (Centro Médico Gran Poder de Dios), en la casa de la Maestra Fifa. La central estaba donde está el mecánico, Juan Pablo Rodríguez (el Lápiz).

Más noticias:   A Pleno Sol

Luego Codetel, lo que hoy es Claro compró la compañía Noroestana de teléfono de Segundo Batista; entonces se instalaron donde hoy tienen su planta actual; con esta nueva compañía donde Elsa le cambian el número telefónico a 580-2477. Este servicio no lo usaba, no tenía a quien llamar.

En los primero días cuando llegué a la casa de Elsa Rodríguez – (Elsa la de Poligua) y José Antonio Villalona Paseaux (Poligua), no lo conocía bien, no me había fijado bien en el legendarios electricista que había nacido en Santiago de los Caballeros y que llegó a Santiago Rodríguez; mi recién conocido amigo, Denny me enseñó un cuarto de reguero, donde trabajaba el jefe de la casa; pero lo primero y lo único que recuerdo es una foto en la pared norte, un calendario del máximo líder del Partido Revolucionario Dominicano – (PRD), José Francisco Peña Gómez, no he visto nada, tan igual y tan parecido como ellos dos; siempre recuerdo esa imagen y doña Elsa me lo confirmó, “si se parecían”, así dijo.

José Antonio Villalona Paseaux (Poligua), según sus familiares nació en Santiago y migró a esta provincia, convirtiéndose en uno de los mejores electricistas de Santiago Rodríguez, recuerdo que siempre estaba entre las mejores construcciones. Además de electricista también tenía muy bueno conocimiento de electrónica; en su casa tenía una habitación que era de trabajar electrónica y algo de electricidad; también aquella inolvidable foto colgada en la pared que siempre juraba que era él quien estaba en la foto y mi amigo me decía, no ese es Peña Gómez.

El empresario alemán establecido en el barrio la Joya, Rodolf Schaeffler fue quien le puso el sobre-nombre de Poligua, a José Antonio Villalona Paseaux (Poligua), pero el extranjero no le llamaba Poligua, si no, “Boligua”, pero las personas comenzaron a llamarle e interpretar “Poligua” y así quedó en el gusto de sus amigos y conocidos.

Más noticias:   ¿Qué son las noticias falsas?

Entre las rumbas de anécdotas de Poligua.

Me contó Elsa, que cuando él bebía podía ser una semana o más sin escala, cosa que también lo viví, lo llevaban o llegaba a la casa, no se podía contar con él para nada; comenta la doña. “a él le tocaba ir todos los días ir a prender el transmisor de Radio Zamba para el programa “Alegre Amanecer con los Comerciantes” que producía César Augusto Álvarez; imposible que él se levantara, tenía que ir yo a encenderlo”, contó.

José Poligua trabajaba como un burro, aunque también bebía alcohol como un elefante; pero un hombre trabajador. Para un diciembre viví otra poliguasada en carne propia; muchas comidas, carne, ensalada por un tubo; llegó Villalona Paseur en la tardecita a su casa con una caja entre los brazos, la caja tenía uno zapato, se sienta y se pone su calzado, camina un poco, se das cuenta que le molesta en el dedo meñique y le dio dinero a Denny para comprar un Gillette; señores a los zapatos nuevecito le sacó la parte del dedo meñique, nos dijo a todos; a no, yo no puedo andar cojo….

La asociación de electricista de Santiago Rodríguez se llama, José Poligua en honor a: José Antonio Villalona Paseaux

Con las colaboraciones de: Ángel María Rodríguez (Cacón), Manuel Ramos, Víctor Uceta – Esteban, Felipe Hidalgo, Nelson Torres, …

Deja una respuesta