El orden social dominicano, creando pobres