martes, septiembre 29Noticias República Dominicana de ultima hora

Corrupción y miseria

Por Manuel Hernández Villeta

Ningún grupo social tiene respuestas a los problemas fundamentales dominicanos que son el hambre, la miseria absoluta, la mala distribución de las riquezas y la creación de nuevas plazas de empleo.

Corrupción y miseriaLos llamados cuatro grandes partidos políticos, que en realidad son dos, tienen en su agenda de lucha hacer frente a las causas que mantienen a la República Dominicana fuera del mapa del desarrollo.

No sólo es presentar el desarrollo en base a la infraestructura de los grandes consorcios, sino ver en qué proporción toca las manos de los que viven de un salario mínimo, son chiriperos, desocupados o subsisten en lo traiga el día.

También te puede interesar  Personalidades masones latinoamericanas

El bipartidismo ya existe en el país, es el reagrupamiento de los grupos políticos, pero ello deja a millones de dominicanos sin sentir el calor de las soluciones. Las elecciones únicamente privilegian a los que tienen en sus bolsillos millones de pesos para destinarlos a las campañas de ocasión.

No puede haber desarrollo dominicano, si primero no se eliminan de cuajo los grandes charcos de abandono social. Las grandes plazas comerciales y los destinos turísticos ampliarán sus ganancias y ofertas, pero el pueblo seguirá congelado en la desesperanza.

Hay que hacer un alto en este camino, y comenzar a dar un paso al frente para buscar salidas a los males ancestrales. No tiene importancia la celebración de planes nacionales o de pactos para el desarrollo, porque todos los que se han ejecutado fracasaron. Solo sirvieron para reunirse en hoteles de lujo y degustar el menú del día, y una bebida espumosa para festejar la ocasión.

También te puede interesar  La procacidad daña la política

La República Dominicana hoy está más dividida que nunca. Hay un puñado que atesora toda la riqueza, y hay millones que carece de todo. Solo hay que esperar que se dé un capitalismo de rostro humano y de solidaridad en sus acciones.

La lucha contra la corrupción es importante y necesaria, pero no será el elixir que va a solucionar nuestros males. ¿De qué vale enfrentar la corrupción sino se aplican medidas de corte social?.

Corrupción y miseria tiene que ir en la misma agenda. Se compaginan sus estragos. No se puede privilegiar uno y olvidar el otro. ¡Ay!,. se me acabó la tinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *