Bloqueo a Cuba: pena e indignación