sábado, octubre 1

Víctima atropellamiento Toronto era activista social en RD

La víctima del atropellamiento en Toronto construía casas en Sosúa, Puerto Plata

Víctima atropellamiento Toronto era activista social en RD
Anne Marie D´Amico

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Anne Marie D´Amico, una de las mujeres muertas en el atropellamiento de Toronto el lunes, era una reconocida activista comunitaria, miembro de la organización Live Different (Viva Diferente), que ayudó a construir numerosas casas en la República Dominicana para familias pobres y damnificadas por fenómenos naturales.

En su página Facebook, D´Amico aparece en imágenes cargando arena en carretilla, martillo en manos clavando hojas de zinc en techos o una pala con la que extrae arena para las mezclas.

Parte de las casas construidas fueron hechas en Sosua (Puerto Plata), después de las inundaciones de 2016. Ella viajó al país caribeño en 2017 y 2018, para realizar los trabajos de construcción de las viviendas junto a otros voluntarios de la entidad sin fines de lucro.

También te puede interesar  Estrangula exconcubina y luego se suicida en La Vega

D’ Amico, trabajaba como empleada en la empresa INVESCO Canadá.

El concejal hispano de Toronto, Cesar Palacio, dijo que D’Amico, de 30 años de edad, era amiga de su hija, y la recuerda como una muchacha brillante que estaba interesada en mejorar la sociedad.

Era una de las principales voluntarias en la organización benéfica internacional humanitaria con sede en Canadá.
Dave Hamilton, gerente de asociaciones escolares de la organización benéfica, confirmó la presencia de la activista en la República Dominicana entre 2015 a 2018.

La describió como supera positiva, siempre sonriente, una persona divertida, siempre dispuesta a enfrentar un desafío, y realmente quería ayudar a la gente.

También te puede interesar  Jordi Veras se recupera de cirugía

D’Amico también era voluntaria en la asociación sin fines de lucro Tennis Canada, trabajando en el torneo de la Rogers Cup desde los 12 años.

Palacio dijo que habló con los padres de D’Amico, que viven en su barrio. «Puedes imaginar la pesadilla, la pesadilla viviente por la que están pasando en este momento», dijo.

Deja una respuesta