Apple y el Gobierno EEUU llevan disputa al público