Acabar con la pobreza, algo más que imposible