40 años de prisión por feminicidio y agresión en Santiago

Condena en Santiago por muerte durante asalto

Un tribunal de Santiago emitió la condena

En un veredicto que refuerza el compromiso de la justicia dominicana con la lucha contra la violencia de género, el Tercer Tribunal Colegiado de Santiago ha impuesto una condena de 40 años de prisión a Isidro Rafael La Luz Santana.

Este castigo viene como respuesta a su acto de extrema violencia: el asesinato de Francia Reyes Almonte, su expareja, mediante un disparo frontal en su residencia ubicada en La Estancia de Torre Alta, Puerto Plata, y el intento de homicidio hacia sus dos hijos.

Antecedentes del caso

La causa judicial, inicialmente tramitada por la Fiscalía de Puerto Plata, fue posteriormente trasladada al Departamento Judicial de Santiago.

Más noticias:   Biografía de Juan de los Santos-Juancito Sport

Este cambio buscó salvaguardar la objetividad y la imparcialidad del proceso, dadas las circunstancias particulares del caso, incluyendo la vinculación de una de las víctimas indirectas con el Poder Judicial de la provincia de origen.

Violaciones legales y acusación

La Luz Santana fue acusado de infringir múltiples artículos del Código Penal Dominicano, específicamente aquellos que definen y sancionan el homicidio, además de violar la Ley 631-16 de Armas, Municiones y Materiales Relacionados, por el uso ilegal del revólver calibre 38 milímetros empleado en el crimen.

Desarrollo de los hechos

La tragedia se desencadenó el 5 de junio de 2020, cuando La Luz Santana, armado y decidido, irrumpió en la vivienda de Reyes Almonte. Sus hijos, en un vano intento por proteger a su madre, confrontaron al agresor, quien respondió disparando. Aunque los jóvenes resultaron ilesos, su madre no corrió la misma suerte, siendo asesinada de un disparo en la frente por el atacante, quien posteriormente intentó eludir a la policía hasta su captura.

Más noticias:   Medio Ambiente refuerza protección de ríos

Repercusiones y mensaje judicial

La fiscal Yeny Liranzo, representando al Ministerio Público, destacó la premeditación y planificación detrás del asesinato, lo que elevó la gravedad del delito. La sentencia no solo busca hacer justicia por los actos cometidos sino también enviar un mensaje claro contra la violencia de género, subrayando la severidad de las consecuencias legales para aquellos que cometan tales atrocidades.

Este fallo representa un paso adelante en el endurecimiento de las penas por delitos de violencia de género en la República Dominicana, reafirmando el compromiso del sistema judicial con la protección de las víctimas y la prevención de futuros actos de violencia.

Deja una respuesta