Nuestra sociedad luce postrada ante los vicios sociales