domingo, agosto 14

Muere científico español Santiago Grisolía

Santiago Grisolía tenía 99 años

MADRID, (Xinhua) — El reconocido bioquímico español Santiago Grisolía falleció la madrugada de hoy jueves a los 99 años en su ciudad natal, Valencia, en el este de España.

Santiago Grisolía es considerado como una de las máximas autoridades internacionales de la bioquímica; se encontraba ingresado desde hacía unos días en un hospital valenciano tras un empeoramiento de su estado de salud y donde estaba siendo tratado de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

Santiago Grisolía, nacido el 6 de enero de 1923 en Valencia, en el Paseo de la Alameda, el científico valenciano murió a sólo seis meses de cumplir los 100 años.

También te puede interesar  Cinco policías mueren de forma violenta en EEUU en enero

El científico estaba profundamente fascinado por el proyecto genoma humano, fue presidente del Consell Valencia de Cultura y organizador de los premios para la ciencia Rey Jaime I en 1989.

La biografía de Santiago Grisolía se mueve desde distintos puntos de España a Estados Unidos, a donde se trasladó en 1945 y de donde regresó en la década de los años 70.

Santiago Grisolía

Santiago Grisolía, profundamente vinculado en el mundo de la enzimología, que le sedujo rápidamente

En el Centro Rockefeller de Nueva York conoció a Jordi Folch Pi, el primer profesor de Neuroquímica de Harvard que, junto a él y a los científicos españoles Severo Ochoa, Juan Oró y Francisco Grande Covián, desarrollaron una notable trayectoria en Estados Unidos.

También te puede interesar  Alcaldesa de San Juan se defiende de ataque de Trump

Su estancia en Nueva York le permitió participar también en varios trabajos con Ochoa, Premio Nobel de Fisiología y Medicina 1959, como el de la fijación de dióxido de carbono (CO2) en el ácido isocítrico; sin embargo, Grisolía estaba más interesado en las nuevas tecnologías sobre marcadores isotópicos.

Santiago Grisolía publicó más de 400 trabajos científicos e impartió docencia en universidades de todo el mundo, en especial España y Estados Unidos.

Su labor lo llevó a ser reconocido con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnicas en 1990 siendo, desde 2014, Marqués de Grisolía.