sábado, enero 28

Honduras declara emergencia sanitaria por gripe aviar

La ministra de Agricultura y Ganadería, de Honduras, Laura Suazo, dijo que el decreto cumple con una normativa internacional

Honduras declara emergencia sanitaria por gripe aviar

TEGUCIGALPA, 14 ene (Xinhua) — Honduras declaró la emergencia sanitaria nacional por 90 días a partir de hoy sábado debido a un brote de gripe aviar, de acuerdo con el decreto ejecutivo publicado en el Diario Oficial La Gaceta.

La medida se tomó tras confirmarse la presencia de la IA (Influenza Aviar) H5N1 en aves acuáticas, como pelícanos pardos, en la playa de La Ceiba, departamento de Atlántida (norte) y la Laguna de Alvarado en Puerto Cortés, departamento de Cortés (noroeste).

El documento indica que el periodo de emergencia sanitaria podría ampliarse con el objetivo de prevenir, controlar y eliminar la presencia de la IA.

Más noticias:   Frío, nieve, lluvia helada y fuertes vientos en NY este fin de semana

El Gobierno hondureño instruyó al Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria (Senasa) para que adopte de inmediato las medidas sanitarias a través de la Dirección Técnica de Salud Animal, con el fin de prevenir la diseminación de la IA a las aves domésticas y silvestres en el territorio nacional.

Prevención, control y comunicación

La ministra de Agricultura y Ganadería, Laura Suazo, dijo que el decreto cumple con una normativa internacional, al tiempo que recordó que México, Panamá y Chile han declarado emergencia ante la gripe aviar para evitar que la enfermedad se transmita a las aves domésticas y de granjas.

De igual forma se autorizó a la Secretaría de Agricultura la adquisición, mediante contrataciones directas, de los suministros de bienes y servicios para prevenir el avance de la enfermedad.

Más noticias:   Tiroteo deja 4 muertos durante un desalojo en Arizona

También se ordenó a las alcaldías realizar actividades de prevención, control y comunicación para la detección temprana y eliminación de focos de infección. El miércoles pasado el Senasa sacrificó a unos 50 pelícanos como parte de las medidas iniciales para evitar la propagación de la enfermedad.