viernes, septiembre 25Noticias República Dominicana de ultima hora

EE. UU. pagará un precio muy alto por su acoso tecnológico

tiktok celular
tiktok celular

BEIJING, (Xinhua) — TikTok anunció el lunes que ha enviado una propuesta al Departamento del Tesoro de EE. UU. sobre el futuro de sus operaciones en ese país, mientras la compañía estadounidense Oracle se confirmó como “socio tecnológico” de la popular plataforma de intercambio de videos cortos.

La asociación potencial, forzada por la prohibición con que amenazó la Administración estadounidense ante lo que llamó preocupaciones por la seguridad nacional, es más un matrimonio a punta de pistola que por consentimiento mutuo y da testimonio inequívoco de que Washington actúa cada vez de forma más egoísta y autoritaria.

En los últimos tiempos, Washington no ha dudado en apurar el pretexto de la seguridad nacional hasta el límite.

Cuando los políticos de la Casa Blanca quieren aumentar los aranceles a las importaciones, invocan la seguridad nacional; cuando tratan de expulsar a inmigrantes y estudiantes internacionales, aseguran que la seguridad nacional está en riesgo; y cuando intentan aplastar a ByteDance y otras firmas tecnológicas chinas, hacen sonar la misma falsa alarma.

En todos y cada uno de estos casos, ni siquiera se molestan en dar alguna prueba concluyente.

También te puede interesar  Condenan hombre provocó muerte a padre e hijo tras discusión

En el caso de TikTok, apelar a una posible manipulación de datos en perjuicio de EE. UU. no es más que una cortina de humo si tenemos en cuenta que Estados Unidos es conocido como el máximo pirata informático, con un registro notable de ciberespionaje y espionaje de líderes extranjeros a través de programas como PRISM, Equation Group y ECHELON.

Entonces, ¿cuáles son los motivos reales del ataque depredador de Washington contra TikTok? Una de las presunciones que mayor fuerza tienen, tiene que ver con el impulso de Washington de eliminar, de manera preventiva, a todos aquellos que, a su juicio, pueden suponer una amenaza para la ventaja competitiva tecnológica y económica estadounidense.

El Gobierno de EE. UU. tiene un largo historial de ir eliminando a los competidores a través de la coerción y la intimidación, como ocurrió con líderes mundiales del sector como la empresa japonesa Toshiba o el conglomerado francés Alstom.

En cuanto a TikTok, varias informaciones apuntan a que los crecientes celos que el éxito de la compañía china en EE. UU. ha causado en gigantes tecnológicos estadounidenses como Facebook han dado a Washington un pretexto para intervenir.

También te puede interesar  Pokémon Go tiene un grave problema de seguridad

Si TikTok cae, Facebook sería el gran ganador en las redes de intercambio de videos cortos, explicó un artículo del diario “The Wall Street Journal”, que añadió “el gigante de las redes sociales ha asumido un papel activo a la hora de suscitar preocupaciones sobre la popular aplicación y sus propietarios chinos”.

Y para los “halcones” contra China de la Casa Blanca, la mano dura ha sido siempre su táctica para complacer a sus votantes, especialmente ahora que faltan menos de dos meses para las elecciones presidenciales de noviembre.

De acuerdo con un artículo de opinión de Bloomberg publicado a finales de agosto, la maniobra “pirática” sobre TikTok del Gobierno estadounidense es “un esfuerzo politizado y electoralista para espolear el sentimiento anti-China”.

En este momento, podría parecer que la Casa Blanca se ha salido con la suya, pero Washington, eventualmente, perderá mucho más de lo que pueda obtener.

Los políticos de Washington han sido durante mucho tiempo los que con más bombo defienden las reglas del mercado. Es irónico que, al maltratar de forma deliberada a las empresas extranjeras, lo que hacen es destrozar códigos de conducta comerciales que cuentan con un amplio reconocimiento y desechar el espíritu de la libre empresa y la competencia leal.

También te puede interesar  Suspenden edición 2018 del certamen Miss Venezuela

Como resultado, la confianza de los inversores extranjeros en los mercados estadounidenses seguirá disminuyendo y puede ocurrir que, en algún momento, se derrumbe totalmente.

Es más, al desplazar la competencia normal del mercado, Washington está socavando la capacidad de las empresas estadounidenses de crecer y prosperar a largo plazo frente a los difíciles desafíos del mercado.

La piratería digital de Washington, además, provocará medidas similares en otras partes del mundo que podrían acabar perjudicando a las empresas estadounidenses en el extranjero.

En esta época de globalización económica, Washington mostraría más sabiduría si se uniese al resto de la comunidad internacional para crear y conservar un entorno empresarial más justo, equitativo y no discriminatorio.

Depredar a empresas extranjeras con excusas infundadas no hará que EE. UU. esté más seguro ni sea más fuerte. Si continúa utilizando sus tácticas intimidatorias, pagará en última instancia un precio muy alto.