EE.UU. impone nuevas sanciones contra funcionario y entidades iraníes

EE.UU. impone nuevas sanciones contra funcionario y entidades iraníes

Las sanciones es por apoyo a grupos milicianos

WASHINGTON, (Xinhua) — Estados Unidos impuso el jueves nuevas sanciones contra un alto funcionario iraní en Irak por su supuesto papel en el apoyo a grupos milicianos, y a cinco entidades por «intento de interferencia electoral».

Iraj Masjedi, general de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC-QF, siglas en inglés) y embajador de Irán en Irak, fue designado por «actuar para o en nombre de la IRGC-QF», según un comunicado emitido por el Departamento del Tesoro.

«El régimen iraní amenaza la seguridad y soberanía de Iraq al nombrar a oficiales de la IRGC-QF como embajadores en la región para llevar a cabo sus actividades desestabilizadoras en el exterior», dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en el comunicado.

Más noticias:   Disney reabrirá parques temáticos en California

Estados Unidos afirmó que las milicias respaldadas por Irán son la mayor amenaza para la estabilidad en Irak

El aeropuerto de Bagdad y las bases militares que albergan a las tropas estadounidenses en todo Irak, así como la embajada estadounidense en la Zona Verde, han sido frecuentemente blanco de ataques con morteros y misiles.

En otra medida anunciada el mismo día, el Tesoro incluyó en la lista negra el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), la IRGC-QF, el Instituto Bayan Rasaneh Gostar, la Unión Islámica de Radio y Televisión de Irán y la Unión Internacional de Medios Virtuales por «intentar influir en las elecciones en Estados Unidos».

Más noticias:   Novak Djokovic positivo a coronavirus

Irán rechaza acusación

EE.UU. impone nuevas sanciones contra funcionario y entidades iraníes

Las sanciones se produjeron un día después de que el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, John Ratcliffe, acusara a Irán y Rusia de tratar de influir en ciertos votantes estadounidenses durante la campaña previa a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, rechazó tal acusación, que describió como «reclamaciones repetitivas e informes inventados, torpes y fraudulentos por parte de funcionarios del régimen estadounidense».