Corrupción, narcotráfico y desigualdad debilitan democracia