jueves, mayo 26Noticias República Dominicana de ultima hora

Camino critica desde radio fomenten irrespeto y violencia

Camino

“La radio que deseamos”, es título del editorial

SANTIAGO.- El semanario Camino, órgano escrito del Arzobispado de esta ciudad, lamenta que propietarios de radioemisoras permitan que desde esos medios se fomenten la vulgaridad, el irrespeto, así  como que se promueva la violencia.

De igual manera, resalta que hay dueños de emisoras que han comprendido la responsabilidad que tienen en sus manos y que por eso “han sido fieles a los principios de informar, educar y entretener, pilares fundamentales de un medio de comunicación”.

Esas y otras consideraciones aparecerán en el editorial del próximo domingo de Camino que, con el título de “La radio que deseamos”, evalúa la misión de ese medio de comunicación en el país.

También te puede interesar  Ordenan apertura a juicio contra el payaso Kanqui

Recuerda que desde 1924 la nación dominicana cuenta con la radio, definiéndolo como un medio de comunicación cercano a la gente, y que ha hecho grandes aportes a la humanidad.

Al realizar su evaluación de la misión que ha tenido la radio a nivel nacional, Camino pide que se llenen las ondas hertzianas de mensajes que fomenten la cultura de paz y del encuentro.

Pide hacer propio el pensamiento del papa Francisco quien, refiriéndose a los medios de comunicación nos dice: “Necesitamos medios de comunicación capaces de construir puentes, defender la vida y abatir los muros, visibles e invisibles, que impiden el diálogo sincero y la comunicación verdadera entre personas y comunidades”.

También te puede interesar  Campesinos Valle Nuevo llaman a vigilia en Constanza

Sobre el mismo tema, el Sumo Pontífice agrega que se necesitan  medios de comunicación que puedan ayudar a las personas, especialmente a los jóvenes, a distinguir el bien del mal.

Asimismo, a desarrollar juicios sólidos basados en una presentación clara e imparcial de los hechos y a comprender la importancia de trabajar por la justicia, la concordia social y el respeto a nuestra casa común. Necesitamos hombres y mujeres con sólidos valores que protejan la comunicación de todo lo que puede distorsionarla o desviarla hacia otros propósitos.