Arzobispado estima nación vuelve a tiempos oscuros

Camino iglesia
Camino

SANTIAGO.- El Arzobispado de aquí consideró que, con la suspensión del proceso electoral del pasado domingo, el país ha vuelto a tiempos oscuros que se consideraban superados.

“Lo acontecido con las elecciones frustradas del pasado 16 de febrero nos llena de tristeza”, sostiene la institución católica por intermedio del editorial del próximo domingo del semanario Camino, su vocero escrito, titulado “No sepultemos la esperanza”.

Remarca que con la indefinición de esos comicios en el ámbito municipal la democracia dominicana ha quedado herida y que a todos los dominicanos les toca curarla.

Del mismo modo, el medio escrito del Arzobispado santiaguero  reclama que haya consecuencias “contra los que atentaron con la paz de este querido pueblo”.

Más noticias:   Dominicano acusado de ayudar a esconder cadáver de actriz

Dice respaldar el enfoque hecho por los obispos dominicanos sobre ese evento, entidad que expresó su profunda satisfacción por el comportamiento cívico del pueblo “que desde muy temprano acudió a las urnas a mostrar su sentido de responsabilidad, incluso, desplazándose desde lugares muy lejanos para cumplir con su deber”.

Los prelados dijeron lamentar que la conducta ejemplar de la ciudadanía se viera frustrada “por los lamentables hechos que provocaron la suspensión del proceso electoral” y que es indudable que lo acontecido empaña la larga tradición democrática nacional.

De igual manera, consideraron que este es momento oportuno para que tanto las autoridades competentes, como líderes políticos, se muestren a la altura de las circunstancias. “Es tiempo de deponer intereses particulares y dar preeminencia a los genuinos intereses de la patria”.

Más noticias:   Más de 36 millones sin empleo en EE.UU.

Por eso, los obispos dijeron que es urgente favorecer un clima de confianza que propicie el diálogo para la búsqueda de consenso, a fin de dar cumplimiento a lo previsto por la Constitución y las leyes.

Hicieron un llamado a la ciudadanía y especialmente a los líderes políticos, a mantener la calma y la sensatez y exhortaron a la Junta Central Electoral clarificar en un tiempo prudente lo sucedido.

Del mismo modo, invitaron al pueblo cristiano “a orar con nosotros por un clima de paz, desarrollo y armonía social y así lograr la consolidación de nuestras instituciones democráticas”.